Dislipidemias en niños y adolescentes

En esta entrada analizamos de manera breve la dislipidemia y el aumento del riesgo cardiovascular en niños y adolescentes, las indicaciones para la detección de este padecimiento y el abordaje terapéutico farmacológico y no farmacológico basados en los lineamientos más recientes publicados por la Asociación Americana del Corazón y la Asociación Americana de Pediatría.

Clínicas Pediátricas de Norteamérica Junio 2012

En nuestro afán de seguir compartiendo el conocimiento y hacer accesibles a los pediatras las publicaciones de mayor relavancia para manternernos actualizados, comenzaremos a postear los números de las Clínicas Pediátricas de Norteamérica, que siempre ofrecen muy amplias y buenas revisiones. El número de Junio 2012 se dedicó por completo al tema “Children, Adolescents and the Media”, abordandoSigue leyendo “Clínicas Pediátricas de Norteamérica Junio 2012”

Apendicitis aguda en niños

La apendicitis aguda (AA) es la primera causa de abdomen quirúrgico en los niños mayores de 2 años. La máxima incidencia está entre los 10 y 12 años. Aunque puede verse a cualquier edad, los niños menores de 2 años suponen menos del 5% del total de AA. La incidencia de AA es algo mayor enSigue leyendo “Apendicitis aguda en niños”

Los beneficios del Zinc

Hace varios años llamó la atención el uso del zinc en dos padecimientos muy frecuentes de la infancia: las enfermedades diarreicas y las infecciones respiratorias agudas, desde entonces se han realizado diversos ensayos clínicos para determinar si existen o no ventajas estadísticamente significativas respecto al uso de placebo.

Eventos potencialmente mortales

Llamaremos Eventos potencialmente mortales (EPM) a la traducción del concepto anglosajón de “Apparent life-threatening events” y que se refiere a aquellos episodios caracterizados por la presencia de apnea, cambios en la coloración, cambios en el tono muscular u obstrucción de la vía aérea (ahogo “choking” ó arqueo “gagging”); o bien, una combinación de estos. Las causas más comunes son gastrointestinales (específicamente el reflujo gastroesofágico), respiratorias, infecciosas, neurológicas y cardiacas, en las que se incluyen las arritmias.